Un respiro de 72 horas para negociar

@FedeLartigue

La asamblea de ayer superó a las otras en cantidad de alumnos, agrupados y no agrupados, y por la tensión que se vivió hasta el último momento. Muchos gritos, cantos, e insultos.

Después de escuchar a todos los oradores se resolvió continuar con la toma a puertas abiertas y levantarla en la sede de Sociología y Relaciones de Trabajo (Marcelo T de Alvear) por 72 hs, del lunes 4 de octubre al miércoles 6, de 11 a 19 hs. para facilitar las reuniones con la Gestión de la Facultad en la sala de Consejo Directivo.

Asamblea en el estacionamiento de MT

Les dejo un video de C5N, cuando Santiago Gandara dictó clases públicas en Corrientes y Ángel Gallardo y le respondió a Feinmann.

La asamblea más tensa de todas.

El martes 28 de setiembre se realizó la asamblea de la Facultad de Ciencias Sociales más masiva de todas, alrededor de 2 mil alumnos se concentraron en Av Corrientes y Angel Gallardo. Participaron estudiantes agrupados, no agrupados, docentes y algunos “extras” que, entre gritos, cantos, insultos y votos se retiraron a las cuatro de la madrugada del miércoles.
El clima que se vivió fue terriblemente tenso, la UES, partidos de origen peronista y estudiantes no agrupados exigían que se levante la toma, pero finalmente, por mayoría, se resolvió continuarla con las puertas de las aulas cerradas.

Alumnos sobre Av Ángel Gallardo.

De las asambleas que participé esta fue la más agitada. El primer conflicto fue decidir el lugar donde realizar la asamblea. Primero se voto permanecer sobre la calle Ramos Mejía, pero luego nos tuvimos que ir para el cruce de avenidas por la falta de espacio. Participaron muchísimos oradores y, para la alegría de muchos, la mayoría eran no agrupados que decidieron participar.

La única bandera de esa noche.

A continuación les dejo una síntesis desde que comenzó la toma. La nota fue publicada en el periódico barrial “Claramente” en la edición de octubre. Un periódico donde exigen ser lo más objetivos posible y del que estoy orgulloso de participar.

www.claramente.com.ar

Facultades y colegios tomados.

Por Federio Lartigue Debián.
@FedeLartigue.

El primero de septiembre comenzó la toma en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. El detonante fue la caída del vidrio de un ventanal en la sede ubicada en Marcelo T de Alverar. De esta manera, la facultad se unió a los colegios secundarios, el Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA) y la facultad de Filosofía y Letras. Días más tarde lo hicieron las de Arquitectura e Ingeniería.

Las exigencias de los estudiantes son: mejores condiciones edilicias, la creación de un comedor estudiantil, la firma del tercer pliegue en el nuevo edificio ubicado en el barrio de Constitución (el nuevo edificio único para la facultad de Ciencias Sociales), rechazo a la Ley de Educación Superior y en defensa a la educación pública entre otras cosas.
Al poco tiempo comenzaron las clases públicas, las asambleas de cada facultad y las ínter-estudiantiles, los cortes simultáneos en la vía pública y las marchas.

La marcha más significativa fue la del jueves 16 de septiembre en conmemoración de “La Noche de los Lápices” organizada por la FUBA y la coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES). Más de 30.000 personas partieron desde de plaza de Los Dos Congresos, frente al Congreso, hasta la Plaza de Mayo.

El decano de la facultad de Ciencias Sociales, Sergio Caletti, rechazó recibir a los delegados de las agrupaciones y movimientos estudiantiles y los acusó de “agitadores”. Además agregó que no se reuniría con ellos hasta que se levante la toma. Luego, el viernes 17 de septiembre, el secretario de Planificación y Obras Públicas, Abel Fatala, acepto recibir a diez delegados estudiantiles, cinco agrupados y cinco no agrupados.

En la madrugada del 23 de septiembre, en una asamblea en la sede de Marcel T de Alvear de la Facultad de Ciencias Sociales, los estudiantes resolvieron continuar con la toma pero abriendo las puertas de las aulas para permitir dar las clases allí y no en la calle. A partir de ese momento los docentes pudieron optar por trabajar en las aulas o en la calle.

Posteriormente, en la madrugada del miércoles 29: la asamblea de la Facultad de Filosofía y Letras resolvió levantar la toma y en la de Ciencias Sociales se decidió volver a cerrar las aulas y continuar con la toma para profundizar el plan de lucha. El jueves 30 los estudiantes llevaron a cabo un escrache en la “ExpoUBA” cuestionando los siete millones de pesos invertidos en el evento en contraste con la supuesta carencia de dinero para reparar las facultades.

Los sectores de derecha en contra a la toma de las entidades educativas argumentan su negativa desde la ilegalidad de tomar edificios públicos. Sostienen que los estudiantes no quieren estudiar y que comenten actos de vandalismo y violencia. Los estudiantes y docentes a favor de la toma explican que las condiciones edilicias de las facultades y colegios están cada vez peor, los edificios se inundan, los baños se encuentran en pésimas condiciones, los muros y techos se caen y el presupuesto educativo es muy bajo. Esa es la peor violencia. La educación pública y gratuita es un derecho inalienable del ser humano.

Si bien veinte colegios secundarios volvieron a la normalidad, según el ministerio de educación las clases se extenderán hasta completar los 180 días previstos, otros 10 colegios aún no lo hicieron al igual que las facultades de la UBA.

Para mayor información visiten www.cecso.com.ar o a www.cefyl.org

La toma continúa hasta el viernes 17.

Por Federico Lartigue Debián.
@FedeLartigue.

Para estudiantes no agrupados.

Después de la asamblea del lunes 13 en la sede de Ramos Mejía se resolvió continuar con la toma hasta el viernes de esta semana. El jueves se realizará la marcha hasta el Congreso a las 18 horas y el viernes habrá una nueva asamblea.

Asamblea del lunes 13 de septiembre en Ramos Mejía

Lo más destacable de la asamblea del lunes fue la participación de estudiantes no agrupados, o independientes, en el debate. Propusieron continuar con la toma pero utilizar las aulas para profundizar el debate y fomentar la participación de aquellos que se siente ajenos al conflicto.

Por otro lado, aún no hemos recibido ningún tipo de respuesta de las autoridades. Buscan desalentar al estudiantado, crear la sensación de que todos estos días de lucha no sirvieron de nada y que por más clases públicas, cortes, movilizaciones y asambleas los reclamos no serán escuchados.

Savranzky dando clases en Angel Gallardo y Corrientes.

Ahora más que nunca tenemos que mantenernos fuertes y seguir adelante, cuidar la educación pública es responsabilidad de todos.

Sumate y participa de alguna manera.

La Facultad de Ciencias Sociales está tomada.

 

Para estudiantes independientes que no forman parte de ningún partido o movimiento dentro de la facultad.

 

Desde la semana pasada las tres sedes de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA están tomadas por los estudiantes en reclamo de: mejores condiciones edilicias, un comedor estudiantil en la sede de Constitución, subsidios para becas de apuntes y comedor, rechazo a la Ley de Estudios Superiores.

La toma comenzó el miércoles 1 de septiembre, el detonante fue la caída de un vidrio de un ventanal en la sede de Marcelo T de Alvear. El lunes 6 se realizó una marcha hasta el Ministerio de Educación de la Ciudad, por distintos partidos y agrupaciones de la facultad junto con estudiantes de colegios secundarios, en repudio al rector Hallu y al decano Calleti por la falta de respuesta .

El Centro de Estudiantes es quien organiza el plan de lucha, actualmente está bajo la gestión de  Contrahegemonía, Prisma y La Mala Educación.  Por su parte, la UES repartió volates donde acusa al CECSO de hacer mal uso de las herramientas de lucha, cuestionó sus verdaderas intenciones y puso en duda la “supuesta falta de dinero” al publicar datos del último balance del Centro de Estudiantes en el primer semestre de 2010.

 

Los estudiantes que no militamos en ningún partido o movimiento universitario nos vemos envueltos una vez más en disputas que a veces hasta sentimos ajenas. Escuchamos sus argumentos y los vemos discutir en los pasillos o en las aulas lo cual nos lleva a desconfiar a aún más y hasta a replantear si los métodos de lucha son efectivos.

Sin embargo, es la primera vez que tantos alumnos de la carrera participan de los debates y asisten a las asambleas. Los problemas de la facultad son de todos y trabajar para que la situación mejore es nuestra responsabilidad. Participá, informate, debatí. La educación pública es de todos.